Wednesday, January 13, 2016

TIRUA Desde Arriba

Tirúa desde arriba Foto Rolando Matus López
  Cuando uno quiere algo, se logra.
                Es lo que actualmente  se dice. Antes no se opinaba igual, al contrario, se  decía… ¡cómo va ser eso!,    o  … “pobre,   está loco  no sabe lo que dice”. Pero cuando vemos que alguien si logra lo que quiere,  o lo que ha soñado, entonces  ¡Ooh… que suerte tiene…¡decimos generalmente y no nos acordamos que lo pusimos en duda  y lo miramos con cara de,   "sigámosle la corriente".
Boris Schulz y Diego Matus pilotando
Tirúa desde  el aire  - Foto: Rolando Matus
                Este acontecimiento,   demuestra que cuando alguien es afortunado… ¡es afortunado ¡ y  nada más que decir.
Fotografia : por Rolando Matus
                Diego Matus, Junto a su padre Rolando Matus, han sobrevolado la ciudad de Tirúa la mañana del 10 de enero de 2016. La novedad es que…  ¡ jamás lo pensaron! … ¡solo ocurrió!.
                Para Rolando  fue de mucha alegría  volver a recorrer la zona, ya que desde Conaf viajó a Isla Mocha en varias ocasiones, por lo que él conoce muy bien el sector y ese tipo de vuelos.
                Diego en cambio, ha viajado en avión unas 6 veces. Una de las cuales fue en un  Hércules de la Fach desde Santiago a Antofagasta y viceversa luego a Coyhaique ida y vuelta.
         Lo excepcional de esta vez fue, que lo hizo al lado del piloto, es decir  en la zona de comando.  No es usual que un pasajero las haga de copiloto verdad?.
                Diego estaba fascinado,  tanto con la avioneta como con el piloto, ¡no quería más!… no se perdía ni un  punto ni una coma de las instrucciones del piloto como si fuera un alumno que tenía que dar examen.
        Preguntó, observó, comprobó y experimentó  lo que  sabía a través de los juegos y encima... son sus favoritos.
              Desde el despegue, el sobrevuelo por la ciudad y alrededores y su aterrizaje lo tenían fascinado. Así es que eso, fue para él,  una experiencia única y que claramente no va a olvidar jamás.  
                Todo esto  comenzó por una  actividad en la que Rolando y Diego Matus  participaron en la ciudad de Tirúa,  hacia la Cordillera.
         Esta actividad la desarrollan un grupo de lebulenses denominados, “Los  Pascueros de Lebu” y que es una actividad llena de amor al prójimo. La conforma una bonita familia encabezada por Sergio Faundez, hijas y nietos, además de  familiares, amigos y colaboradores. La actividad vale un relato aparte. 
  un amigo, Boris y Diego -de pie- calentando queso
 -Tirua-
                 La noche anterior al vuelo, Diego conoce a Boris Schulz, con quien hizo  “buenas migas” quien  junto a familiares, amigos, apoderados y  alumnos presenciaron una excelente charla sobre los “astros del universo” dictada por el recién licenciado Astrónomo Diego Matus.
                 Al día siguiente muy de mañanita, se  dispusieron a tomar un rico desayuno al aire libre con un trozo de queso  asado –medio kg.  cada uno-.  Quedaron literalmente “llenos de queso”
                 Luego un grupo siguió camino hacia la Cordillera de Nahuelbuta. Rolando y Diego debían regresar temprano a Los Alamos. Aprovechando la ocasión, Boris –sobrino- le pide  a Rolando que lo acerque a Tirúa.
                Así  lo hizo, solo que Boris Schulz debía llegar al aeródromo. Te llevamos hasta allá, fue la  respuesta de Rolando pensando que debía viajar a algún lado.
                Luego, ya en el aeródromo... y en ese preciso instante llega  por aire, Juan Carlos Paul – empresario y dueño de los vehículos  aéreos-,   se saludan con  un gran abrazo, alegría por ambas partes y  con sorpresa le pregunta a Rolando señalando a Diego,  …¿ El es …??  -Si-    ¡Oh... mucho gusto en conocerte! ¡Que sorpresa!...   ¡el astrónomo por estos lados!.
                 Luego de una grata conversación, con anécdotas y recuerdos  le dice  a Schulz :  … “ bueno y…  ¡Dale un paseo  al científico!
                 Lo asombroso de todo este acontecimiento es que;
 Boris Schulz era el piloto.  Juan C. Paul era el jefe  que en ese momento venía  llegando en otra avioneta.  Diego  era el joven que Juan Carlos Paul quería conocer hacia tiempo. Rolando era amigo del jefe de su sobrino  Boris. Y, éste es nieto  del precursor de  “Los Pascueros de Lebu”, que esa noche aprovechaba para saludar a su madre que venía desde Santiago y su abuelo de Lebu, para realizar una actividad  digna de destacar en la ciudad de Tirúa - Octava región  -  Chile.
                …se cumplen los deseos o no? …

Rolando Matus y Sergio Faundez "Pascuero de Lebu"



















Por : Patricia Carrillo Matamala

                

1 comment:

Angel Aranguiz said...

Whoa wena Matus